639 63 56 86

¿Utilizas, Google, Gmail, Chrome, Youtube… o tienes una cuenta suya?

Si es así, es muy posible, aunque quizá no te des cuenta, de que tus datos de navegación tienen interés para el gigante tecnológico y para sus clientes.

Una famosa frase dice que

“Si el producto ofrecido es gratis entonces el producto eres tú”.

Tomando un ejemplo al alcance de todo el mundo, ponemos el de nuestro gran amigo Google.
¿Correo? Gratis
¿Búsquedas? Gratis
¿Vídeos en Yotube? Gratis
¿Mapas online? Gratis

Gratis… ¿De verdad?
Monetariamente hablando (a no ser que accedas a los paquetes premium -sin publicidad- o de alto uso- entonces se podría decir que es gratis para el usuario final.

En ese caso, ¿quién paga los gastos de personal, inversiones, etc en los que incurre el gigante de Silicon Valley?
Los anunciantes, que acceden gracias a las políticas aceptadas por los usuarios, a infinidad de datos de segmentación de altísimo valor.

En este link, si te “logeas” en tu cuenta, podrás ver los intereses que tiene sobre ti https://adssettings.google.com/authenticated

¿Por qué quiere Google estos datos? El motivo es el siguiente

No es lo mismo enseñar anuncios de viajes a festivales a personas que ya han mostrado interés por ellos y con un cierto rango de edad, que a personas jubiladas que sólo utilizan internet para leer el periódico…
He ahí la brutal potencia de la segmentación en el ecosistema de anuncios de Google, geolocalización, segmentación por intereses e histórico de comportamiento.

A priori puede parecer siniestro.
Pero no lo debería ser. Si se piensa en frío, por ejemplo yo, como persona de un rango de edad de “adulto joven” prefiero ver publicidad (generalmente ofertas) sobre productos y servicios que me interesan basados en mis intereses pasados, que no anuncios totalmente aleatorios.

Google dispone de una inmensa red de anuncios a nivel global, a parte de su propio buscador o Youtube, en diferentes webs, de diferentes temáticas que permitirán a sus anunciantes mostrarse en el mejor momento, para intentar convencer a estas personas de visitar, comprar o simplemente posicionar una marca.

Ejemplo práctico:

Persona A: seguimiento activado

Va a hacer una ruta de senderismo y busca botellas térmicas para comprar un día, mira precios y deja el proceso.
Al día siguiente, entra en una web de turismo rural, y en los anuncios le sale una oferta de 3 tipos de botellas térmicas, con un porcentaje reducido e incluso una sección de outlet de una tienda local, cerca de donde es su ruta.
Mira el anuncio del outlet, y el día de la marcha obtiene su botella a un proveedor local, que de otra manera hubiera sido casi imposible que pasara.
à el proveedor local vende su stock outlet
à el cliente encuentra un producto en la zona de su ruta y a un precio más competitivo

Persona B: seguimiento desactivado

Va a hacer una ruta de senderismo y busca botellas térmicas para comprar un día, mira precios y deja el proceso.
Al día siguiente, entra en una web de turismo rural, y en los anuncios le salen ofertas de sofás, champoo y cadenas de nieve.
Acaba comprando la botella a precio premium en el primer sitio que le cuadra con un coste superior por el envío rápido.

àVende una gran empresa a un precio premium
àEl cliente no ve al vendedor local y no le llega ninguna oferta

Esto es un ejemplo que podría ser real para tu empresa si hicieras publicidad por ejemplo en Google Ads.

Conclusión

Saber jugar al juego de “estar presente en internet” te puede beneficiar, tanto a nivel usuario como a nivel empresa / negocio.

Estar en el lugar adecuado en el momento adecuado puede marcar la diferencia entre que alguien sepa que existas o no, que te compre o no.

Lo ideal es adaptarse al cambio asumiendo que el mundo en el que vivimos está totalmente digitalizado. Si tú, tu familia o amigos utilizan internet, el móvil y las redes sociales para buscar información y comprar, el resto de personas también lo hacen, piénsalo.

Contar con un profesional que sepa poner esto a tu disposición es hoy en día imprescindible para un negocio que quiera estar en el presente y sobre todo, mirar al futuro con optimismo.

En www.miempresavisible.com podemos ayudarte con tu visibilidad online.